Hoy vamos a explicarte la mejor manera de catar un whisky, disfrutando de todos y cada uno de los pasos a seguir. Porque, a diferencia de otras bebidas destiladas y de otras bebidas alcohólicas, el whisky necesita probarse de una forma muy especial, para poder notar bien todos sus aromas.

Se trata de una bebida destilada de alta graduación, por lo que no es recomendable olerlo durante mucho tiempo ni de forma muy intensa. Es mejor esperar a que se reduzcan los vapores alcohólicos antes de oler y que sea de una forma muy sutil, para no dañar nuestra nariz. Para una cata de whisky lo mejor es probar un par o tres distintos, para comprobar las diferencias, pero no sobrepasarse de cuatro porque tu percepción quedará saturada y no notarás las diferencias entre unos y otros.

Como notar todos los matices de la forma adecuada

Como pasa en la mayoría de catas, lo primero que debemos hacer es observar el producto con nuestros ojos, pero en el caso del whisky no es el paso más importante, porque existen whiskys en los que el color es simplemente un aspecto decorativo que no nos da mucha información sobre la calidad el producto, como sí pasa con otras bebidas como el vino.

El segundo paso es olerlo y apreciar cada uno de los aromas. Este paso  se hace de una forma muy particular, es diferente al resto de catas, porque se hará restregando unas cuantas gotas en el dorso de nuestra mano y oliéndolas cuando hayan pasado unos 10 segundos, ya que es cuando los vapores alcohólicos se habrán disipado y notaremos cuáles son los aromas puros.

El tercer paso es tomar un sorbo pequeño y mantenerlo un rato en nuestra boca, para pasear el líquido por la lengua, las papilas gustativas, el paladar, etc. Si respiramos con la boca abierta nos ayudará a percibir cada uno de los matices por vía retronasal.

El cuarto paso es el regusto o el postgusto, es decir, sorber lentamente el producto para notar todos los matices y puntos de aspereza, densidad, calor… Y notar el regusto que deja en boca una vez lo hayamos catado.

El quinto y último paso de una cata de whisky es reflejar todas las sensaciones que nos haya producido, para recordar esa sensación durante más tiempo. Una idea es apuntar todas las sensaciones que te produzca, para crear unas fichas de archivo de cada producto para saber cuál te ha gustado más y por qué. En Licoret puedes encontrar una gran selección de whisky, de origen nacional e internacional, con todo tipo de aromas, densidades y particularidades. Encontrarás whiskys para todos los gustos y para todos los bolsillos, para que puedas elegir las opciones que más te gusten para realizar tus catas.