Cuando compramos una botella de cava siempre esperamos de ella que haga burbujas, que su descorchado sea con fuerza y que su sabor nos embriague, pero ¿sabemos como reconocer una buena botella de cava? y ¿Porqué brindamos con cava?

El cava es una bebida delicada y que consecuentemente está muy cuidada por sus elaboradores para deleitar a los que la disfrutan. En ocasiones tenemos muchas expectativas en una botella de cava en concreto y sin embargo no conseguimos esa sensación de satisfacción que nos reporta tomar un buen vino espumoso.

El cava es un vino espumoso logrado por fermentación natural a partir de la vinificación de tres variedades clásicas (Xarel-lo, Parellada y Macabeo), a las que suele incorporarse la Chardonnay en algunos casos.

Existen diferencias de calidad vinculadas a la calidad de las vendimias y de los vinos que intervienen en el coupage, el mayor o menor cuidado en la manipulación de las botellas durante la segunda fermentación, el tiempo de crianza, las cantidades de licor de expedición que adicione, etc. Todo esto hace que haya cavas buenos y menos buenos y reconocer unos y otros es algo que está al alcance de los consumidores, incluso de los menos versados en la materia y nosotros os daremos las claves para reconocerlos.

El tamaño de las burbujas y la consistencia de la espuma

Una de las claves para intuir si un cava es bueno, está en sus burbujas. Las burbujas se producen por la liberación de dióxido de carbono que se desprende durante la fermentación por acción metabólica de las levaduras. Los buenos cavas siempre ofrecen burbujas de pequeño tamaño.

En los buenos cavas se pueden distinguir una serie de “hilitos” o “rosarios”que forman las burbujas en su ascenso y se produce desde las paredes de la copa a partir de pequeñísimas partículas donde se rompe la tensión superficial del vino.

La calidad aquí se encuentra en la abundancia de rosarios, es decir, los mejores vinos contienen muchos rosarios o hileras finas y duraderas en el tiempo, mientras que los vinos espumosos de peor calidad contendrán burbujas grandes con pocas hileras y que duran poco o se rompen con facilidad.

cava-licoret

Cuando la superficie de la copa queda cubierta de espuma es síntoma de un excelente espumoso. Si además esa espuma se mantiene y no se dispersa nos indicará una buena calidad en la bebida. Por lo que se deben evitar algunas bebidas que en cuanto están servidas pierde sus burbujas. Lo adecuado para un cava de calidad es que duren, según algunos expertos sumilleres, al menos unos diez minutos.

El ruido del descorche

Cuando descorchamos una botella de cava debemos prestar atención al sonido que emite. Al destapar una botella de cava la explosión debe ser seca y sorda y no demasiado fuerte. Como sucede con botellas de calidad como Gotas de Plata Brut Nature. Erróneamente se cree que un sonido fuerte es sinónimo de calidad pero no es así, un sonido fuerte suele indicar que el producto tiene un exceso de licor de expedición. Esto quiere decir que se le han añadido pequeñas cantidades de producto para conseguir el sabor más atractivo. Siempre que busque un producto de calidad podrá fijarse en las pequeñas y burbujeantes diferencias que existen entre un producto de calidad y otro que no lo es.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí