Los anisados son bebidas elaboradas a partir de diversos tipos de maceraciones del anís, mezclado con otros compuestos. Los países productores son España, Francia y Países Andinos, principalmente.

Tipos de anís

Si se destilan las semillas para hacer el anís, con una mezcla de agua y de alcohol el resultado será un anís destilado. Pero si lo que hacemos es elaborar esta bebida diluyendo en alcohol los aceites esenciales, previamente destilados de las semillas, se denomina Anís en frío o Anís o anisados.

En función de la cantidad de azúcar y alcohol que contengan, se distinguen estas clases de anisados:

Anís extraseco; Contiene menos de 50 gramos de azúcar por litro, 2,5 gramos de aceites esenciales por litro y una graduación de alcohol del 45-55%.

Anís seco; Contiene menos de 50 gramos de azúcar por litro, 2 gramos de aceites esenciales y una graduación de entre 35 y 45%.

Anís semidulce; Contiene azúcares de entre 50 y 260 gramos por litro, aceites esenciales 1,5 gramos por litro y una graduación de entre 35 y 45%.

Anís dulce; Contiene más de 260 gramos de azúcar por litro, 1,5 gramos por litro de aceites esenciales y una graduación de entre 35 y 40 %.

Anís escarchado; La cantidad de azúcar que contiene este tipo de anís es muy elevada, presentando una sobresaturación en forma cristalizada en las ramas vegetales que se utilizan para ello. La graduación alcohólica es entre 35 y 45 %.

Propiedades del anís

El anís cuenta con algunas propiedades que pueden ayudarnos en momentos puntuales, gracias a los elementos que se forman en su composición. Se puede tomar de muchas maneras, no debe tomarse la bebida con alcohol en estos casos, sino más bien en otros formatos como el aceite esencial, las semillas, etc.

Es antiespasmódico, tales como tos, calambres, convulsiones, circulación obstruida, dolor de estómago o de pecho, etc. El aceite esencial de anís ayuda a eliminar todas estas dolencias

Es digestivo; El aceite esencial de anís o la infusión de anís alivia los problemas de digestión. De hecho, antes se solían masticas las semillas del anís, para ayudar a digerir los alimentos.

Expectorante; Ayuda a arrancar la mucosidad del cuerpo

Descongestionante; El aceite de anís elimina eficazmente la congestión de los pulmones y las vías respiratorias

Antiepiléptico; El anís tiene un efecto sedante que ayuda a calmar este tipo de ataques, porque ayudan a ralentizar la circulación, la respiración y la respuesta nerviosa.

Antirreumático; El aceite de anís alivia la artritis y los dolores reumáticos a través de la estimulación sanguínea.

Antioxidante; Es antioxidante porque su especia contiene las vitaminas C y A.

Es sedante, por lo que permite calmar estados como la ansiedad, el nerviosismo, el estrés…

Antiséptico; El aceite de anís aporta una capa protectora en las heridas para evitar la infección y  se curan más rápidamente.

Con estos datos esperamos que te animes a probar todos los tipos de anisados que puedes encontrar actualmente en el mercado y utilices el anís en todos sus formatos, para poder aprovecharte de todas la ventajas que puede conseguir para mejorar tu salud.